Archivo de la etiqueta: evaluación

Y ahora, ¿qué hago? Procesos Feedback 360º personales

Blog 009_cabecera

Y ahora, ¿qué hago?

“He terminado una etapa y no sé realmente qué hacer ahora” “Tengo un trabajo cómodo, pero siento que no estoy donde me gustaría” ““Después de formarme en una materia, descubro que no es realmente a lo que quería dedicarme” “Quiero lanzar un nuevo proyecto… ¡y no sé por dónde empezar!” “He tenido un bache importante y ahora necesito salir, pero no tengo idea de en qué apoyarme”

¿A quién no le ha pasado? No saber hacia qué dirección dirigir nuestra carrera o nuestra vida es algo bastante más común de lo que parece. En muchas ocasiones necesitamos orientación fuera del ámbito estrictamente profesional, para poder evolucionar. En este post hablaremos acerca de cómo los procesos Feedback 360º personales pueden ayudarnos a ser un poco más felices.

¿Cómo somos nosotros? Descubriendo nuestro potencial.

Blog 009_1

Cada persona tiene una serie de habilidades y aptitudes, inherentes a ella o desarrolladas con el tiempo. La actitud es algo que también se entrena (ser proactivo, tener interés, desarrollar el optimismo..) Pero en ocasiones tenemos la sensación de no conocernos a nosotros mismos realmente.

Para poder lograr nuestros objetivos, es primordial definirlos primero. Y para ello, es importante saber cómo somos en realidad, qué queremos, qué necesitamos mejorar, potenciar o eliminar para ser felices. Conocernos a nosotros mismos es posible, a través de ejercicios de autoconocimiento, sesiones de acompañamiento por parte de un coach o evaluaciones personales de Feedback 360º.

Feedback 360º: también personal

Aunque es muy conocido por su aplicación en el entorno profesional (evaluación sobre los comportamientos y habilidades de una persona en su entorno laboral, con el objetivo de desarrollar su potencial mediante la motivación), el Feedback 360º se aplica también en procesos personales. Este método ayuda a la persona a ser consciente de cómo nos percibe realmente nuestro entorno (pareja, amigos, familiares, conocidos…) y a compararlo con cómo nos autopercibimos, esto es, cuál es la visión que tenemos de nosotros mismos.

En entornos profesionales, el Feedback 360º ayuda a medir nuestras propias competencias como liderazgo, gestión de equipos o lealtad a la empresa… pero en evaluaciones personales puede ayudarnos a conocer cómo afrontamos los problemas, como conectamos con la gente que tenemos alrededor y cuáles son nuestras virtudes y puntos fuertes… y también los débiles.

Blog 009_mujer360

 Esto puede ser fundamental a la hora de tomar decisiones: ¿Tenemos un talento oculto que está desperdiciándose en nuestro trabajo poco creativo? ¿Realmente podemos seguir nuestro sueño y ganarnos la vida hablando en público? ¿Cómo nos percibe nuestro entorno cuando vamos a buscar empleo? ¿Estamos teniendo una actitud positiva ante nuestros problemas personales? ¿Necesitamos formarnos en habilidades sociales para conectar con la gente a nuestro alrededor? ¿Somos más inseguros de lo que deberíamos? ¿Nuestros amigos nos valoran más de lo que pensamos? La evaluación por Feedback 360º da respuesta a las preguntas que nos ayudan a conocernos mejor y a tomar decisiones acerca de nuestro presente y nuestro futuro.

La zona ciega, al descubierto

El Feedback 360º puede permitirnos conocer nuestra zona “ciega”, nuestras habilidades y las carencias que desconocemos, pero que los demás perciben a través de nuestros actos. Esta zona es invisible para nosotros, y sin embargo las personas que nos conocen la aprecian cada día.

A través de un cuestionario, podemos averiguar si somos buenos motivadores, si tenemos habilidades comunicativas, si gestionamos bien los conflictos o si sobrellevamos el estrés correctamente, entre muchas otras opciones. Las preguntas se diseñan acorde a las necesidades de cada persona.

 Por supuesto, los evaluadores han de responder de manera anónima: es imprescindible que se rellenen las encuestas online confidencialmente, para que sean rigurosas y sinceras. Así, podrán realmente definir esa zona “ciega” libremente.

Además de las valoraciones sobre cada pregunta, los evaluadores pueden darnos indicaciones sobre cómo mejorar (“Quizá debería tomarse las cosas con más calma” o “Le cuesta expresarse con claridad”) y cuáles son esos talentos que no conocíamos (“Resulta alentador en los momentos más difíciles”, o “Es capaz de escuchar y proponer soluciones muy eficaces ante un problema”). Ésto sin duda es un gran paso para el autoconocimiento, haciendo mucho más clara esa zona “ciega” de la que hablábamos, y ayudándonos a valorarnos a nosotros mismos.

Mejor, acompañados.

Blog 009_2

Después de que los evaluadores respondan a las preguntas, el evaluado recibe un informe con los resultados de las valoraciones y las recomendaciones anónimas.

La mejor manera de interpretar los resultados de un proceso de Feedback 360º es hacerlo acompañado de un profesional. Un coach experto o una persona entendida en procesos de este tipo puede ayudarnos a entender bien cada recomendación, y nos hará las preguntas adecuadas para que cada uno de nosotros lleguemos a las conclusiones más acertadas sobre cómo dirigir nuestra vida. Un coach puede ayudarnos a ver las cosas de otra forma, a conocernos mejor, a darnos valor y a reconocer nuestros puntos débiles, para fortalecerlos a través de una buena comunicación, formación específica, o tomando una actitud positiva.

El coach no nos resuelve la vida, sólo nos acompaña durante la lectura e interpretación, somos nosotros mismos quienes tomamos las decisiones finales. Sin embargo, su aportación resulta muy útil: en muchas ocasiones, es suficiente con una sola reunión para que la persona empiece un proceso de cambio que, antes de la evaluación, nos parecía imposible.

¿Y después?

 A partir de la buena interpretación del informe personal de Feedback 360º, podemos definir nuestros objetivos a corto, medio y largo plazo. Desde ahí, estamos listos para empezar a trabajar correctamente para conseguir nuestras metas.

Lo ideal sin duda es repetir el proceso cuando transcurra un tiempo (12/ 18 meses) para ver si el proceso de mejora es correcto, si se han producido cambios sustanciales en nuestra actitud y, sobre todo, si vamos en buen camino para conseguir los objetivos que nos hemos planteado. Ésto recibe el nombre de Feedback 720º, y nos permite conocer el impacto de nuestras acciones de mejora a corto, medio y largo plazo. Desde ahí, estamos listos para empezar a trabajar correctamente para conseguir nuestras metas.

Como hemos visto, el Feedback 360º puede sernos de gran utilidad en procesos personales, y ayudarnos a tomar decisiones después de conocernos mejor. Es una herramienta con la que desde FB 360º ayudamos cada año a un gran número de personas a lograr sus objetivos y ser un poco más felices.  Y tú, ¿has seguido algún proceso  de Feedback 360º personal? ¿Crees que conociéndonos mejor es más fácil orientarnos? ¡No dudes en dejar tu opinión con un comentario!