5 ideas inteligentes (emocionalmente) para entrenadores deportivos

Blog 005_1_cabecera

Tendemos a pensar que las competencias directivas son sólo cosas de oficina… pero no es necesariamente así. Los entrenadores deportivos son la inspiración de los líderes: dan energía, aportan su experiencia, organizan, identifican las habilidades de cada uno, coordinan las acciones y alientan al grupo de personas que forman el equipo. Por eso, es importante identificar qué recursos pueden ayudarlos a generar mejores resultados en los deportistas que entrenan.

Muchas de las habilidades de un buen entrenador son técnicas, obviamente, pero no podemos dejar de lado las habilidades emocionales que producen en los miembros del equipo mayor cohesión, satisfacción, motivación, y, por lo tanto, un mejor rendimiento.

Hoy te proponemos cinco nuevas ideas muy inteligentes, emocionalmente hablando, para que las apliques en tu equipo deportivo:

1. Genera sentido de pertenencia

¿Te has dado cuenta de la importancia de la palabra “equipo”, por encima de “grupo”? Los equipos trabajan unidos, sintiendo que todos los miembros son parte de él. El equipo sólo funciona si todos reman en la misma dirección. Por eso, el entrenador debe establecer metas comunes, identificando a su vez claramente las tareas: debe definir roles para cada uno de los miembros, en los que cada uno aporte según sus habilidades y su puesto.

2. Conoce a tu equipo… y a  tí mismo

Una de las grandes habilidades sociales es la capacidad de observación y análisis de tu entorno. ¿Por qué es tan beneficiosa para el entrenador? En deportes de equipo es fundamental la capacidad de observación y los análisis en profundidad, para identificar las características de los miembros… incluido tú como entrenador. Por supuesto, cada uno tendrá sus puntos fuertes y débiles, pero no sólo a nivel físico sino también emocional. Analízalos y analízate a tí mismo (¿qué tal a través de un proceso de Feedback 360º?) para averiguar cómo motivarlos y llevarlos a lo más alto.

3. Comunícate clara y constructivamente

Aprende técnicas de comunicación constructiva, serán tus grandes aliadas para transmitir de forma eficaz lo que necesites que tu equipo entienda. Basta con probar con fórmulas que te ayuden a que tu mensaje llegue claramente motivando al mismo tiempo a los miembros del equipo. El entrenador debe comunicarse de manera clara y sencilla, pero también alentadora. Prueba con estas claves: Blog 005_2

  • Simplifica. No te vayas por las ramas. El fútbol es el fútbol (y el tenis es el tenis, y lo mismo ocurre con el balonmano, el salto de trampolín, el voleibol…) y no hay nada mejor que un mensaje claro y directo.

  • Ten un objetivo claro, realista, y medible. Te será más fácil de transmitir y de alcanzar. Así, previenes decepciones y favoreces la motivación.

  • Define claramente las tareas. El entrenador es el líder, sabe lo que se hace y su equipo confía en él, por eso es fundamental que actúe como tal: Deja claro en qué y cómo ha de actuar cada uno.

  • Enuncia en positivo. Da instrucciones expresando tu anhelo de que las cosas se hagan bien “Me gustaría que hiciéramos esto y lo otro, podemos conseguir grandes cosas si haces esto de esta forma…” Trata de evitar los enunciados negativos “Esto es una pérdida de tiempo, no sirves para nada…”

  • Genera confianza, confiando en los demás. El tipo de frases que comienzan con “Yo confío en tí para hacer esto, y por eso…” ayudan a motivar y a establecer retos en una base positiva, que genera compromiso.

  • Pluraliza. El buen entrenador sabe que “nosotros” es una buena palabra. Ayuda a establecer lazos, dentro y fuera del campo, la cancha o la piscina.

  • Escucha las sugerencias y permanece atento: De todo y de todos se puede aprender. Las estrategias muy rígidas pueden resultar útiles, pero a nuestro alrededor todo evoluciona. No te quedes atrás y conseguirás mejores resultados.

4. Favorece la cohesión

0001312613EE-565x849

Todos sabemos que dentro de un equipo hay personas muy diferentes entre sí. Aquellos que juegan y compiten juntos se relacionan constantemente, comparten esfuerzo y dedicación. Es importante que el entrenador refuerce ese sentimiento de cohesión entre los miembros del equipo, intentando que los sentimientos que predominen no sean la envidia, la frustración, el miedo o el odio. Es fundamental centrarse en la empatía (¿qué puede necesitar el otro, qué puedo hacer para que esto funcione mejor?), el bienestar, el compañerismo, el aprendizaje y el fair play. El deporte debe convertirse en un elemento de placer, no ser agobiante para los que lo practican, y aquí el papel del entrenador es fundamental: tiene que conseguir el aprovechamiento del tiempo, orientándolo a la victoria, sí, pero disfrutándolo al máximo.

5. Refuerza las acciones positivas

A todos nos gusta que nos digan las cosas que hacemos bien. Dentro del campo es labor del entrenador instaurar esta costumbre. Como entrenador, acostúmbrate a hacer felicitaciones, alabando lo que el equipo ha hecho bien. Un movimiento original, una mejora de la puntuación, una nueva idea sobre la estrategia, una nueva habilidad, un reto para alguno de los jugadores… cualquiera es motivo de alegría, transmítelo como tal. Por otro lado, intenta huir de comparaciones, nada constructivas, y  ser justo con todos los miembros del equipo por igual. Celebra las victorias y los pequeños logros dentro y fuera del campo, para reforzar el ambiente positivo.

Y tú, ¿tienes alguna otra sugerencia para mejorar las habilidades emocionales y de liderazgo de los entrenadores? ¿Crees que las habilidades de los entrenadores deportivos tienen mucho en común con las de los directivos de las empresas? ¿Estás de acuerdo en que se pueden obtener grandes resultados con estas técnicas?

Compartir es vivir...Share on Google+0Share on LinkedIn4Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Pin on Pinterest0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>